La depilación de axilas, como todas vosotras sabréis es una de las experiencias por la que toda mujer tiene que pasar a lo largo de su vida, y la cual tiene que ser repetida cada pocos días.

Nos guste o no, en la sociedad moderna no podemos dejarnos las axilas sin depilar, estamos obligadas a depilarnos las axilas con frecuencia, y esto se ha convertido en un auténtico incordio y molestia. Con el objetivo de ayudaros y encontrar el método más efectivo, indoloro y duradero hemos escrito este artículo.

Ya sea la primera vez que te depilas tus axilas, y tengas dudas sobre como depilarse o lleves años haciéndolo y busques un perfeccionamiento estoy segura de que encontrarás  muy interesantes nuestros consejos sobre depilación. Consejos que también serán útiles para los hombres que nos visiten y deseen hacerse la depilación de axilas.

Como depilar las axilas

No existe una ley sobre como depilar tus axilas. Existen diferentes métodos o sistemas de depilado, el más básico que todas habréis utilizado es el rasurado o afeitado con cuchilla de afeitar. Los inconvenientes de la rasuradora, a pesar de ser rápida y barata, es que corta los pelitos a la altura de la piel, es decir, no produce unan eliminación del vello de raíz con lo que los pelos vuelven a salir al poco tiempo. Y no solo vuelven a salir pronto sino que salen gruesos provocando picores, irritaciones e hinchazón.

Por ello, las mujeres buscamos otro método para la depilación de axilas, así fue como las cuchillas y cremas depilatorias dejaron paso en la antigüedad a la depilación con azúcar una opción natural y fácil de conseguir de manera casera que evolucionó en la actual depilación con cera, en este caso, la depilación era bastante duradera, y el hecho de arrancar los vellos de raíz hacía que la piel quedara suave y lisa durante muchos días. Sin embargo este método a pesar de sus ventajas tiene varias desventajas, la primera de ellas es que a menos que lo hagas con cera fría puede resultar bastante doloroso según vuestro tipo de piel, sobre todo si tenéis pieles sensibles, lo segundo es que si no se hace de forma adecuada puede provocar la aparición de granitos. Esto se produce debido a que la zona depilada necesita cierto cuidado antes y después de la depilación de axilas.

Por ejemplo, es importante antes de realizar la depilación de axilas que la zona haya sido limpiada, después de lavar la zona puedes usar agua oxigenada, y exfoliada. Una vez realizada la depilación de axilas es importante no utilizar desodorantes con alcohol después de la ducha durante un par de días, pues provocarán daños en la piel. Lo ideal es hidratar con cremas hidratantes y proteger la zona depilada. Uno de los mejores remedios es aplicar aloe vera, en la aureola, la cual no suele provocar ni manchas ni reacciones de alergia independientemente del tipo de piel.

No obstante este método sigue siendo un tipo de depilación doloroso y laborioso. El siguiente paso en la evolución de la depilación de axilas fue la invención de la fotodepilación o depilación láser. Con la depilación definitiva podemos disfrutar de unas axilas suaves y lisas durante años. Estos métodos de depilación definitiva de axilas ni siquiera necesitan de anestesia, simplemente acudimos sin pedir hora a peluquerías especializadas o centros de belleza estética y allí los profesionales conseguirán una depilación de axilas perfectas, como vemos en las fotos del artículo,  aplicando una mezcla de luz y frío, que consigue una depilación sin dolor permanente.

Posiblemente penséis que existen mejores formas de depilarse. Por ejemplo, son muchas las personas que utilizan máquinas como la famosa Silk epil de forma integral para depilarse las axilas, o incluso directamente con pinzas, pero creemos que tanto estos métodos como otros productos son métodos demasiado dolorosos para esa zona del cuerpo.

Para terminar os dejamos con unos vídeos que esperemos os aclaren las dudas que os hayan podido quedar.